Dos personas

«Dos personas que conviven se parecen a una llave y una cerradura…»

Es una de las frases ilustradas que encontramos en este  hermoso libro que habla de la convivencia y cómo las relaciones de pareja pueden ser a ratos perfectas, a ratos un desastre. A través de un lenguaje muy directo, poético y lleno de símbolos, el libro grafica muy bien la convivencia en objetos cotidianos como la llave, la cerradura, la ropa y podemos interpretarlo como el retrato de una relación amorosa heterosexual, pero también se abre a otras posibilidades.

Autor: Iwona Chmielewska
Ilustrador: Iwona Chmielewska
Editorial: Océano Travesía
Año: 2009
ISBN: 9786074002164
Reseña

«Dos personas que conviven se parecen a una llave y una cerradura…»

Es una de las frases ilustradas que encontramos en este  hermoso libro que habla de la convivencia y cómo las relaciones de pareja pueden ser a ratos perfectas, a ratos un desastre. A través de un lenguaje muy directo, poético y lleno de símbolos, el libro grafica muy bien la convivencia en objetos cotidianos como la llave, la cerradura, la ropa y podemos interpretarlo como el retrato de una relación amorosa heterosexual, pero también se abre a otras posibilidades.

Las ilustraciones por sí solas y de forma muy sutil, hermosa y  artística, son representativas de emociones, se pueden despegar del texto y funcionar ampliamente otorgando nuevas reflexiones de ser pareja. Recomendamos verlas con detención y calma para extraer su real sentido.

Dos personas se lee solo o acompañado, es un libro para conversar, reflexionar o para simplemente disfrutar en silencio.

Como todo su contenido lo indica, las posibilidades de mediación van guiadas a trabajar “la convivencia”, prioritariamente entre dos personas. Por eso lo recomendamos desde los 15 años para que la apropiación sea mayor.

¿Qué significa vivir con otras/os?

¿Cuál es el sentido de formarnos en comunidad?

¿Qué ilustración representa más lo que yo siento?

En cuanto a las relaciones de pareja, puede ser importante abrir una conversación de cómo se viven los/las jóvenes, cuáles son las emociones que transitan y los códigos al aceptar estar con otro/a. Hablar de los límites, las relaciones tóxicas, la forma en que podemos compartirnos sin dañarnos, abriendo el debate respecto a la violencia entre parejas, el femicidio, por ejemplo, utilizando casos nacionales, indagando en las causas y consecuencias.

También podemos guiar la conversación hacia la diversidad sexual, las formas de amor, lo que cada uno considera más cercano.

Todo esto se podría plantear gráficamente, expresando cómo cada uno/a interpreta las relaciones con otros/as, al igual que la idea que nos presenta “Dos personas”.